PATATAS A LA BRAVA

No es la foto más artística, pero bueno… No hubo tiempo de tomar otra mejor porque las papitas volaron.  Aitona, el abuelo vasco de Hugo, hacía las mejores patatas a la brava que hemos comido jamás, así que aquí les va un intento por reproducir el sabor de familia.  Las cantidades son al ojo: calculen una papa grande por persona, más o menos.  La cantidad de tomate también varía dependiendo de cuán “mojadas” les gusten las papas.  En la foto pueden ver que les puse bastante salsa, pero a Hugo suelen gustarles un poco más secas.  Sobre el tipo de papas, usen unas que no sean demasiado harinosas, de manera que mantengan bien la forma al freírse (lo que en inglés llaman waxy potatoes).

 

INGREDIENTES
Para 4 personas
Aceite, para freír (mejor si es de oliva)
1-2 ajíes /chiles / guindillas picantes, sec@s
4-6 papas grandes (ó 6-8 medianas), peladas y cortadas en trozos irregulares pequeños
1-2 latas pequeñas de tomate picado (o ver alternativa abajo)
Sal y pimienta al gusto
  • En un caldero o sartén grande, poner a calentar bastante aceite y echarle las guindillas (1 ó 2, dependiendo de cuán fuertes estén).  Cuando el aceite esté bien caliente, echar las papas y una pizca de sal, y freírlas hasta que estén bien doradas por todas partes.
    • Si las guindillas que usan son muy fuertes, o si no quieren las patatas tan bravas, remuévanlas justo antes de echar las papas.  Si no, traten de pescarlas antes de echar el tomate.
    • Yo prefiero usar sal gruesa o marina.
  • Agregar el tomate (puede ser con trocitos, o pueden triturarlo en la licuadora, para una textura más fina).  Salpimentar al gusto y dejar cocer por unos 5 minutos más.
    • Ésta es la versión rápida del asunto.  Como el tomate sólo se cuece por 5 minutos, va a tener un sabor bastante crudo.
    • Si prefieren un sabor más “maduro”, pueden hacer la salsa aparte primero: sofreír en aceite de oliva media cebolla cortada en pedacitos pequeños y 2 dientes de ajo majados.   Cuando la cebolla esté suave y transparente, agregar las latas de tomate, una hoja de laurel, sal y pimienta al gusto.  Llevar a un hervor y cocer tapada a fuego bajo por 2 horas, revolviendo ocasionalmente.  Agregar esta salsa sobre las patatas recién cocidas.
  • Servir bien calientes.

3 comentarios sobre “PATATAS A LA BRAVA

  1. Es curioso, pero las patatas bravas en España son bastante menos “heavies” 🙂

    Normalmente se acompañan con una salsa a base de mayonesa, ketchup y ajo más alguna especie -la gracia de las patatas está en la salsa, y en cada bar o restaurante suelen guardar su fórmula bajo llave-.

    Por cierto, probad a cocer las patatas antes de freírlas. Veréis qué cambio 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s