MINESTRONE

 
 

Este es un clásico italiano.  Minestrone es el aumentativo de minestra, sopa. O sea que, en pocas palabras, estamos hablando de una sopota, la mamá de las sopas. Es el típico plato que revela la sazón de cada quien.  No importa que la receta se siga al pie de la letra, por alguna razón misteriosa el minestrone nunca queda igual. 

 

Creo que la idea es que haya la misma cantidad de vegetales (papas, zanahorias, calabacín…), pero no pasa nada si quieren eliminar uno, añadir otro o reducir la cantidad de alguno.  Abajo pongo números sólo como una guía, pero ya saben que pueden jugar con eso.

 

Un secreto del minestrone (y de cualquier plato que lleve varios vegetales) es ir añadiendo cada ingrediente por separado, tomando en cuenta los distintos tiempos de cocción.  Si el gastrolector no es mañoso y no repara en texturas, pues eche todo en la olla al mismo tiempo, pero si quieren una sopa perfecta, con cada ingrediente al dente, entero y suave a la vez, entonces hay que pensar un poco la cuestión: la zanahoria suele ser el ingrediente más duro (a menos que usen cannellini secos, no de lata), mientras que el repollo es suave y se cocina volando.  Por otra parte, es importante tratar de cortar todos los vegetales más o menos del mismo tamaño (más bien pequeño).  Esto no responde solamente a una manía estética, sino que así se cocinan parejo y, además, es más agradable a la hora de agarrar con la cuchara.

 

Como ya se imaginarán, debe haber tantas recetas de minestrone como nonnas en Italia. Aquí les pongo la mía, con mucho campo para maniobrar y modificar. Si quieren hacer el caldo base de carne, pueden ver la receta aquí. Si prefieren hacerlo de pollo, pueden revisar aquí. Abajo les pongo una versión de caldo vegetariano. Esta parte puede parecer fastidiosa (y hasta innecesaria), pero creo que esa es una las diferencias entre una sopa meh y una sopa wow: una buena base. Así mismo, cuidar la textura de los vegetales es otro de los puntos claves del minestrone.

 

INGREDIENTES

Para 6 personas, aproximadamente

 

CALDO VEGETARIANO

2-2.5 litros de agua

1 zanahoria, pelada y cortada en trozos medianos

1 cebolla pequeña, o 1/2 grande, cortada en cuartos

2 dientes de ajos, pelados

1-2 ramas de célery / apio

1-2 tomates, cortados por la mitad

Varias ramitas de perejil 

2 hojas de laurel

Algunas pepitas de pimienta 

Un trocito de jengibre (opcional)

 

  • Para hacer el caldo se pueden utilizar también las puntas de la zanahoria y el célery, por ejemplo, y los tallos del perejil (es decir, las partes medio feas que no se utilicen en el minestrone). Algún tomate muy aguado, etc. Usualmente no le pongo pimentón porque me parece que el sabor opaca los demás. 
  • Para el caldo vegetariano, poner todos los ingredientes, cubrir con bastante agua y contar unos 20-25 minutos una vez que rompa a hervir el agua.
    • Un truco que aprendí en Le Cordon Bleu para darle más profundidad a los caldos, es «quemar» un poco la cebolla y el tomate antes de agregar el agua: en la olla grande, de fondo grueso, dejar calentar bien y poner la cebolla y el tomate (con el corte hacia abajo), hasta que se forme una capa bien dorada. Probablemente se peguen un poco del fondo, no pasa nada siempre y cuando no se chamusquen. Una vez que agarren color, poner el agua y el resto del los ingredientes.
  • Colar y reservar. Usualmente no pongo sal en los caldos bases, sino que sazono al final. 

MINESTRONE

Chorrito aceite oliva
3-4 tiras de tocineta / pancetta / bacón ahumad@
1/4 cebolla grande, picadita
1/2 ajoporro / puerro, picado fino
2 dientes ajo machacados
1-2 palitos de célery / apio grandes, cortados finos (si es muy grueso, cortar las rodajas por la mitad)
1-2 tomates grandes, pelados y cortados en cuadritos (o un puñado de tomates cherry, enteros)
2 cucharadas de pasta de tomate
6-7 tazas de caldo (o agua, si no tienen el caldo)
1 zanahoria mediana, pelada y cortada en cuadritos pequeños
100 g vainitas / judías verdes , cortadas en trocitos de 1,5-2 cm aproximadamente
1 papa grande (o 4-5 papitas bebé / baby potatoes), pelada y cortada en cuadritos pequeños
1/2 calabacín / zapallito / zucchini, cortado en cuadritos pequeños
3-4 hojas repollo verde, cortadas en tiras finas (y no demasiado largas), o un puñado de hojas de espinaca bebé
1/2 lata de cannellini, escurridos (caraotas / porotos / frijoles blanc@s, lata de 400 g)
1 puñito de pasta corta (aproximadamente 1/3-1/2 taza: farfalline, macarroni, cualquier tipo funciona)
Sal y pimienta negra recién molida, al gusto
Perejil picadito, 1-2 cucharadas
Queso parmesano

 

  • Empezar por el sofrito: en un poquito de aceite de oliva, sofreír la pancetta hasta que bote la grasa y empiece a dorarse (eliminar este paso si la sopa es vegetariana 😭). Agregar la cebolla y seguir sofriendo hasta que se ponga transparente (si no se usa pancetta, agregar una pizca de sal a la cebolla. Esto ayuda a que bote el agua y se suavice rápido). Agregar el ajo y saltear por unos segundos, sin dejar que se queme. Añadir la pasata y mezclar bien. Dejar caramelizar por un par de minutos. Agregar el tomate y seguir sofriendo hasta que se suavice bastante (la textura es a gusto personal: se puede dejar deshacer, o se puede dejar en cuadritos). 
  • Agregar el caldo o agua y llevar a un hervor suave. Poner una pizca de sal (pero no demasiada. Es preferible ajustar la sazón al final). 
  • El orden de los vegetales y la pasta depende de lo duros que estén. Usualmente se puede comenzar por la zanahoria y las vainitas, seguida un par de minutos después por el célery. Al agregar la pasta, hay que calcular su tiempo de cocción según el paquete (si las instrucciones dicen 7 minutos, les sugiero calcular y apagar el fuego cuando vayan por el minuto 5, porque la pasta se va a seguir cocinando con el calor residual del caldo). La papa y el calabacín suelen cocerse rápido, y el repollo y la espinaca se ponen de últimos.
    • Un truco, si les estresa el tema de que los ingredientes queden cocidos a perfección: pueden reservar un poquito de caldo en una olla pequeña e ir cocinando los vegetales o la pasta por separado. Al final, ese caldo también se le agrega a la sopa, porque va a tener un montón de sabor.
  • Durante los últimos minutos de cocción, agregar los cannellini (bien escurridos) y dejar calentar. 
  • Sazonar con sal y pimienta al gusto. Rematar con perejil picadito antes de servir. 
Esta es una versión vegetariana, sin pancetta y con tomates cherry
Esta versión tiene espinaca bebé

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s