MASALA CHAI

El rey de los tes, si me preguntan. Caliente o frío, fuerte o suavecito, el masala chai es uno de esos gastrodescubrimientos que uno prueba y piensa “¿cómo pude vivir tanto tiempo sin haber probado esto?”

Creo que lo tomé por primera vez en Pittsburgh, en un cafecito que quedaba a dos cuadras de mi casa y al que íbamos religiosamente a estudiar. Ahora cada vez que lo preparo, el sabor me transporta directamente a esas tardes de estudiante, con mis queridas amigas pisburianas -Nicole, Christie y Andrea-.

Un poquito de etimología: chai es te, te es chai, así que cuando lean en un menú chai tea, ya saben que alguien no leyó nunca la historia. Este gráfico lo tomé de este artículo de Quartz: “Te por mar, cha por tierra”, cortito pero súper ilustrativo. O aquí en Wikipedia.

Tomado de Quartz

Masala, por otra parte, es una mezcla de especies súper común en la India. En el caso del te, consiste en cardamomo, clavos, canela y pimienta negra. Tradicionalmente se hace hirvierndo el te en agua y leche, pero hay muchas variaciones. Aquí les paso entonces las proporciones que utilizo, pero siempre abiertas a variaciones personales.

INGREDIENTES

Para unas 6-8 porciones


8-10 vainas de cardamomo, ligeramente machacadas
1 palito pequeño de canela
4-5 clavos
4-5 tiritas jengibre seco, o un trozo de 3 cm de jengibre fresco
2-3 trocitos pequeños de nuez moscada (o 1/4 cdta en polvo)
3-4 pepitas de pimienta negra [opcional]
4 tazas de agua

8 bolsitas de te negro

  • Sobre los ingredientes:
    • Si no tienen jengibre seco, se puede poner un trocito fresco, en lajitas, pero probar a ver qué tan fuerte está, de manera que el sabor no opaque a las demás especies.
    • La receta tradicional lleva pimienta negra y no lleva nuez moscada, pero a mí me encanta. Tenía unas semillas, así que le puse pedacitos, pero también se puede ponerle una pizca en polvo.
    • Sobre el te, siempre es mejor en hojitas, (no tan molido para que después no quede la bebida con una textura arenosa), pero las bolsitas comerciales también funcionan.

  • Poner todos los ingredientes (excepto el te) en una ollita y llevar a un hervor. Dejar hervir a fuego bajo por unos 3-5 minutos.

  • Apagar el fuego y poner las bolsas de te. Dejar infusionar por unos 3-5 minutos (pueden seguir las sugerencias del paquete).
    • Para un te más concentrado, poner más bolsitas, pero dejarlo solo el tiempo que indique el paquete. Dejar el te demasiado tiempo solo logra que la infusión se ponga amarga, porque suelta sus taninos.
    • Esto da una base bastante concentrada.

  • Para terminar el masala chai (o chai latte, como usualmente lo llaman en los cafés), poner un poquito de esta base y completar con leche (a mí, personalmente, me gusta mucho con leche de avena, para una versión sin lácteos). Endulzar con miel o leche condensada. Completar con hielo si lo quieren frío.

  • La base dura semanas en la nevera, guardada en un frasco hermético. Yo la suelo guardar con las especies, sin colar, y de hecho las reuso varias veces hasta que sienta que ya han perdido la intensidad del sabor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s